miércoles, 25 de abril de 2012

CAPÍTULO 13

Procuré reprimir las lagrimas que habían aflorado a mis ojos tras un comentario de tal calibre contemplando fijamente el sol a través de la ventana. Esto fue posible hasta que su fulgor, amenazándome con una ceguera, me obligó a apartar la mirada. Pestañeé repetidas veces hasta que mis ojos se acomodaron de nuevo a la intensidad lumínica del interior de la estancia.

Tanteé con la mano en busca de un sabroso fruto, cuyo dulce jugo me estalló en la boca tras propinarle un mordisco. Paseé mi lengua por las comisuras de los labios con el fin de evitar que una traviesa gotita de color grana resbalase hacia mi camiseta, manchándola. Álex esbozó una sonrisa y me señaló a la pequeña Liss. Ella se había acomodado en el sillón y su cabeza reposaba sobre sus dos manitas llenas de cortes, heridas y otras imperfecciones. Desde mi posición, no acertaba a distinguir si sus ojos se encontraban cerrados o no, pero aposté por que se había quedado dormida. Álex selló mis labios con su dedo índice antes de que pudiese emitir sonido alguno y me indicó con un gesto que me levantase y le siguiese hasta su dormitorio. Sin embargo, reparé en la humedad de mis ropas debido al baño matinal que había tomado un tiempo antes y decidí que lo mejor era deshacerme de ellas si no quería ser pasto de enfermedades. No, realmente no necesitaba que los virus y las bacterias me visitasen. Por ello, entré en la habitación y cerré la puerta tras de mí e impidiéndole la entrada a Álex.

- ¿Qué haces? - protestó ,golpeando suavemente la puerta.

- Necesito cambiarme de ropa. ¿Dónde puedo conseguir algo? - pregunté tras unos minutos de búsqueda infructuosa en el armario de madera ajada.

Casi pude sentir su sonrisa de satisfacción al explicarme que debía entrar en la habitación ya que no recordaba el lugar en el que estaban guardadas las prendas que le pedía. A pesar de que de mi boca no brotó ninguna palabra que le permitiese el paso, él giró el picaporte y entró en el dormitorio con la misma sonrisa sagaz que yo había imaginado segundos antes. Se agachó frente al armario y abrió el tercer cajón, cuyo contenido desparramó por el suelo. Mientras él examinaba las prendas, yo rompí el silencio.

- Quiero hablar con los renegados y quiero que sea lo antes posible - no me molesté en mirarle. Sabía de antemano que sus facciones se habían tornado serias e incluso algo preocupadas -. Es por Liss. ¿Tú sabes lo que está sufriendo? ¡Por favor, que es una niña! Debería estar jugando despreocupadamente y no con el peso de toda esta guerra sobre sus hombros. Me ha dicho que nadie quiso ayudarla. ¡Nadie! - no fui consciente de que mi tono de voz había ido aumentando gradualmente.

- Son malos tiempos para todos. Nadie tiene comida de sobra y es difícil compartir.

- Mira Álex, comprendo que aquí la gente está viviendo una situación muy delicada, pero si ni siquiera nosotros, que estamos en un mismo bando, nos ayudamos los unos a los otros, veo muy complicado que yo pueda enfrentarme a Kina y salir victoriosa. Necesito el apoyo de todas las personas posibles; yo sola no podré hacer nada.

Él pareció reflexionar sobre mis palabras y asintió gravemente, alegando que esa misma mañana visitaría todas las casas habitadas por los renegados para convocar una reunión que tendría lugar esa misma noche.

- Gracias por tu ayuda.

Él le restó importancia con un gesto y me tendió una camiseta y otras mallas negras. Recogió la ropa del suelo y, sin preocuparse por doblarla, la colocó en el cajón y se sentó en la cama.

Le miré, azorada. ¿Pretendía quedarse en el dormitorio mientras me cambiaba? Sentí su mirada fija en mí y me imaginé la escena como si yo fuese una gran pantalla de cine y él un espectador. Realmente, tan solo le faltaban las palomitas.

Debido al interés que el chico mostraba por mí, me inundó una sensación extraña. Me senté a su lado y le acaricié la mejilla. Sentí cómo me estremecía al sentir nuestras pieles en contacto pero, confiada de que él no se hubiese percatado, continué con mi juego, acercándome más y más a su rostro. Me mordí el labio inferior al sentir la llamada de la tentación, que me obligó a posar mis ojos en sus labios, carnosos y deseables. Mi subconsciente me repetía incansablemente que era el momento de parar, pero algo en mi interior se negó a obedecer dicha orden y buscó los labios de mi acompañante. Súbitamente, cuando me encontraba a escasos milímetros de su boca, me detuve y esa pequeña locura transitoria se desvaneció. La tensión existente en ese momento se podía percibir con los cinco sentidos. ¿Qué estaba haciendo? ¿Desde cuándo era yo así?

- Voy a hacer la ronda - dijo Álex, que hasta entonces había permanecido inmóvil, refiriéndose a que iba a informar a los demás de la reunión de esa noche. Se despidió balbuceando unas palabras ininteligibles y salió de la casa.

En la habitación se apreciaba todavía la existencia del fanstasma de un beso, que vagabundeaba por mi mente, formulándome preguntas que me provocaban una sensación inquietante y que me preocupaba. ¿Se habría molestado Álex? ¿Qué habría pasado si...? No fui capaz de concluir la pregunta, pero mi mente recreó la escena con todo lujo de detalles y a mí solo se me ocurrió negar violentamente con la cabeza y cerrar los ojos, creyendo ingenuamente que así desaparecerían los acontecimientos que habían tenido lugar durante esos últimos cinco minutos y que, me repetí una y otra vez, no deberían haber sucedido.

7 comentarios:

  1. AAAAHH! ESA ES TONTA O QUE?! Matémosla, iba a besarle y ha decidido que no -.- En fin que adoro los capítulos y te adoro a ti. Eres increíble. Carolina tienes Tuenti? Me apetecería muchísimo hablar contigo con mas frecuencia.

    ResponderEliminar
  2. Y yo te adoro a ti, tus comentarios y tu historia (de la que, por cierto, espero que subas pronto capítulo). Y no me cansaré nunca de darte las gracias x todo tu apoyo. Lamento decirte que no tengo Tuenti, pero estaré encantada de estar en contacto contigo por Twitter y hablar más a menudo por ahí. ¡Espero volver a leerte en el capítulo 14! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Aaahhhh :3 Que tieerrrnos! Me cae genial la protaginista, y me parece genial que hagan una reunión entre todos y se apoyen.
    ¿Sabes? Ahora entiendo todo mucho mejor, hace poco leí Los Juegos del Hambre y veo que esta historia se asemeja y me encanta! No sé por qué pero tengo un vicio por las historias en las que todo es un caos posapocalíptico (jajaa exageero :P), quiero decir, que la gente está mal de verdad. Y me alegra de verdad que a la larga este tipo de historia nos enseñe a que aunque aveces parezca que las personas no somos muy humanas, en el fondo, hasta los más egoístas tienen corazón. Y que entre todos encontraran la forma de acabar con Kina.

    Bueno, YAAA que me alargo jajajja
    Me encanta tu historia, eso ya lo sabes ;)

    Y el momento "casi beso" a sido casi mágico. :D Digo casi, porque hubiera sido mágico entero si hubiera ocurrido beso de verdad.
    Jajjaja grrr :(, a ver si se animan de una vez! :P

    Un beso! Espero el prox cap!

    ResponderEliminar
  4. aaaaaaaaaaaaaa, pero que bobo es Alex XQ NO LA BESO, aaaaaaaa, pero en fin, me acabas de dejar super picadisima, espero con ansia devorar el siguiente capitulo, nos vemos

    ResponderEliminar
  5. me alegro de que no haya pasado ese beso!!!!(aunque lo deseaba)
    aunque no me cae muy bien Seyn y su "tonito" repito donde esta Seyn?! ya hace falta algo de bromas y diversion a la historia, por el ritmo y la forma de narrar no puedo quejarme xD pero el ambiente esta muy tenso por lo general hay alguien que siempre gasta bromas aunque el tema sea delicado pero bueno esperemos a ver que pasa :D
    plis publica pronto
    besos
    cuidate

    ResponderEliminar
  6. QUE SE BESEN YAAAA xdddddddddd <3
    UN BESITO Y SIGUE ASI:)

    ResponderEliminar
  7. como que que!!?
    porque no se besaron!!!
    Alex no la quiere?, me refieron a mas que una amiga.
    No importa, ahorita me voy para el otro capitulo!!

    ResponderEliminar